Monday, January 09, 2006

Sombras incesantes siguen mis lentos pasos
Voces a lo lejos, pregonando piedad
Un halo de luz entre callejones perdidos
Y una duda que nunca se ha de perpetuar

Prisiones lejanas de penas heridas
Sangre que corre, vida que para
Tu luz, mi luz,...... ese incandescente momento
Donde el tiempo se hace vacío

Ese lugar, de donde nunca saldré
De donde nunca encontrare la puerta
De donde nunca deseo salir

Fugaz expulsión, que tiembla la piel
Clamor agónico de un momento que cesa
Rostro quejante en una agonía del éxtasis

La luz, como siempre vuelve la luz
Pero el frío no se ha ido
Las sombras vuelven por las noches
Y la niebla cega el día

8 Comments:

Blogger Darilea said...

Sombras y luces que se difurcan
se mecen luminarias
entre el alborotado
clamor de mis días.
Besitos.

10:36 AM  
Blogger Catalina Pimentel said...

me suena a amor, no sé por qué.

12:29 PM  
Blogger Bohemia said...

Quizás este poema quiera ser oscuro pero...irradia luz...
Salu2

12:26 PM  
Blogger el espacio real said...

..hay esperanza en el dolor...

8:06 PM  
Blogger vinilica said...

Añoro pertenecer a un lugar del que no deseara salir...

3:03 PM  
Blogger Ambar said...

hermoso, la verdad un gusto!!!!!!!

7:05 PM  
Anonymous oihana said...

Esa luz q no se acabe, aunq no se haya ido el frio, será mucho mas facil llevarlo,...
M gustó tu luz,...

8:22 AM  
Blogger Perplejo said...

Sí, señor. Usted tiene ritmo y es grato haber llegado aquí por casualidad deliberada. Usted tiene además intención y mucha, mucha fuerza en su palabra.

1:27 PM  

Post a Comment

<< Home